Estás en: José Em...

José Emilio Pacheco

Autor referenciado en el Monográfico de:

Actualización: 24/01/2012

José Emilio Pacheco

Poemas Aquel otro, InterrogatorioEl viento de esta noche, CadalsoLa balanza de la justicia, La calle de Tajin, Mercado de San Juan y Salamanca: un ángulo del Tormes

Aquel otro

Interrogatorio

El viento de esta noche

Cadalso

La balanza de la justicia

La calle de Tajin

Mercado de San Juan

Salamanca: un ángulo del Tormes

 

Aquel otro  

HOY vino a verme el que no fui,
Aquel otro
Ya para siempre inexistencia pura,
Ardid verbal para el hubiera sido,
Forma atenuada de decir no fue.

Ahora lo entiendo: quien no fue ha triunfado,
La realidad no lo manchó, no tuvo
Que adaptarse a la eterna sordidez,
Jamás capituló ni vendió su alma
Por una onza de supervivencia.

El que no fui se fue como si nada.
Ya nunca volverá, ya es imposible.

El que se va no vuelve aunque regrese.

 

Interrogatorio  

-¿QUÉ traes?- pregunta,
Con arrogancia de todopoderosa, la Muerte.

Y le respondo humilde:
-No traigo nada.
Dejo atrás lo que tuve,
Como usted ordena.

 

El viento de esta noche  

EL viento de esta noche no se apiada de mí.
Se limita a envolverme.

En la frialdad sin tacto de su abrazo
No quisiera observar críticamente
Intolerancia, sólo indiferencia.

Al viento no le importa quién está aquí
Ni adónde va ni cómo se ha atrevido
A hundirse en ese cuerpo que jamás
Podrá ser suyo ni de nadie nunca

 

Cadalso  

CON las mejores armas a mi alcance
Preparo mi cadalso.
Pongo un clavo
Todos los días y no fallo nunca.

Tendrá su recompensa el gran esfuerzo.
La ejecución será una obra maestra.

Se invita al público
A escoger desde ahora sus lugares.

 


La balanza de la justicia  

EL festín en la isla...

Y él lo miraba todo sin comer nada.
Le daban pena los cangrejos,
Centenares echados vivos al infierno del agua hirviendo.

-No seas así -le dijo la muchacha-, no sabes
De qué inmensa delicia te estás perdiendo.
La carne de cangrejo es la mejor comida del mundo.

Respecto a la injusticia, no te preocupes:
Al navegar de regreso
Vamos a ahogarnos
-Y entonces ellos se encargarán de nosotros.

 

La calle de Tajin

EL edificio horrible ya está en ruinas
Y será demolido.

Temo que nadie llorará su ausencia.

Cuando lo echen abajo me daré
Valor para enfrentarme al gran ridículo
Y pedir un minuto de silencio
A la cuadrilla de demoliciones:

-Antes de que consumen su trabajo,
Permitan por favor que me despida.

Estas paredes lamentables fueron
(Tal vez no solamente para mí)
La casa del amor y la poesía.

 

Mercado de san Juan

ENTRE el mercado de san Juan el enorme pez
En su tumba de hielo sangra
Por las agallas no: por el cuello.

Visto así de perfil, tan hosco y sombrío,
Remota y acremente se parece a nosotros.

Hay la posibilidad de que él también
Sea nuestro consanguíneo antepasado
(Al que decapitó Robespierre anoche.)

Es mejor no pensar entonces

Que otra especie en peligro: la humanidad,
Está muriendo
En la tumba de hielo del pez que sangra.

 

Salamanca: un ángulo del Tormes

Diafanidad
Repentina en la tarde opaca.

Último Sol
Minutos antes de que lo oculte la noche.

¿Qué será de estos árboles
Cuando no pueda verlos
El día que se ha marchado para siempre?

 

 

Share this