Estás en: Neruda, ...

Neruda, la biografía

Autor referenciado en el Monográfico de:

Actualización: 24/01/2012

Volodia Teitelboim

Neruda, la biografía

Por Teresa Rosenvinge

Reseña de un libro imprescindible. Publicada en el nº 6 de la edición impresa de La Estatefa del Viento (otoño - invierno 2004)

La mejor forma de conmemorar el centenario de un poeta como Pablo Neruda es con una gran fiesta en la que se repitan sus versos, en la que se evoque, en la que los críticos, los profesores, los amigos, los lectores del escritor chileno se sienten a la mesa de su literatura y participen en el homenaje al poeta y al hombre cuyos versos y cuya vida fueron una gran celebración de la existencia, del amor, de la amistad y de otras muchas cosas más entre las que ocupó un lugar prioritario su adhesión sin condiciones a los más desfavorecidos.

El poeta y el hombre, porque Neruda, testigo y protagonista de los principales acontecimientos del siglo XX, es uno de esos casos excepcionales en los que conviene seguir a la vez el rastro de su obra y el de su vida, porque a menudo la primera es el testimonio de la segunda. Testigo de dramas que van de la Guerra Civil española al golpe de estado de Pinochet contra Salvador Allende, Neruda supo mirar y contar como sólo lo hacen los autores imprescindibles. Ya lo dijo Oscar Wilde: cualquiera puede hacer Historia, pero sólo un gran hombre puede escribirla. Reeditar, en edición corregida y aumentada, la biografía que Volodia Teitelboim escribió de su amigo Pablo Neruda es, por tanto, un modo magnífico de añadirle fuego a las celebraciones del centenario del autor de Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

Igual que los versos de amor están estrechamente unidos a su nombre, también lo están su país de origen, Chile; las historias de las mujeres que amó, sobre todo las de Delia del Carril y Matilde Urrutia, o las obras y peripecias personales de sus incontables amigos: Rafael Alberti, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Gabriela Mistral… Al nombre de Neruda van unidas la palabra diplomático, la ciudad de Madrid, la Casa de las Flores, la guerra española y París, César Vallejo y el nombre de un barco –el Winnipeg– en el que salvó a cientos de republicanos de la guadaña franquista; también son inseparables de su nombre el Partido Comunista, su casa de Isla Negra y las colecciones de caracolas y los mascarones que fue comprando en los lugares más recónditos del mundo.

La biografía de Teitelboim no olvida ninguna de esas cosas, las estudia en profundidad y ofrece un minucioso mapa del continente nerudiano. Es un gran triunfo, sin duda. Volodía Teitelboim –también escritor, que fue senador, diputado y secretario general del Partido Comunista chileno– repasa detalladamente la vida de Neruda y, en esta nueva edición, añade además algunos detalles que, por respeto o quizá temor a la última mujer del poeta, Matilde Urrutia, habían sido silenciados en la edición de 1991, como los amores del autor de las Odas elementales con una joven de treinta años a quien Matilde “había llevado a Isla Negra a vivir como familiar, para que la ayudara en el arduo trabajo doméstico y tener alguien con quien conversar en confianza”. A Rosia, “la doncella de la sombra”, están dedicados los últimos poemas amorosos de Neruda, un hombre que según Gabriel García Márquez, también gran amigo, fue siempre leal a sus mujeres, pero no siempre fiel.

El nombre de Pablo Neruda está ineludiblemente unido también a la palabra compromiso, a la Alianza de Escritores Antifascistas, a la tinta verde, al Frente Popular chileno; a los nombres de Vicente Huidobro, Pablo de Rokha, a las palabras exilio y clandestinidad, a Miguel Angel Asturias; a Residencia en la tierra, a Pablo Picasso, a Los versos del Capitán, a Canto general, a la lucha por la democracia, a Salvador Allende, al Premio Nobel. Volodia Teitelboim lo abarca y encauza todo, y el lector agradece su esfuerzo mientras ve pasar ante sí la vida torrencial de Neruda con la sensación de estar presenciando algo monumental como el vaivén de un océano o el crecimiento de una selva innumerable.

El resultado es un estudio biográfico completísimo que hace sombra a algunas novelas por el interés que suscita. A mi entender hay varios capítulos que destacan especialmente por su contenido: en primer lugar aquellos que describen el proceso ideológico de Neruda en el Madrid de la Guerra Civil; en segundo lugar la vuelta a Chile de un hombre nuevo, las circunstancias que arrastrará consigo dicha determinación que incluye la clandestinidad y la huida del poeta por la frontera de Chile a lomos de un caballo y la escritura, en las casas humildes que lo acogían, de uno de sus libros más importantes, Canto general.

La conclusión a la que se llega después de esta lectura es que Neruda fue un gran buen poeta, un hombre bueno y vital, optimista, con una gran energía, que supo expresar su agradecimiento por la vida y la cantaba con entusiasmo. Que su vida formó un todo coherente en la que no faltaron episodios curiosos como aquel en el que el poeta reniega de sus primeros libros, aquellos llenos de poemas de amor que los enamorados tienen como libro de cabecera.

Volodia Teitelboim ha escrito una extensa biografía en la que se hace referencia a todos y cada uno de los pasos que Pablo Neruda dio desde que nació en una modesta casa en El Parral, hasta que murió en la Clínica Santa María de Santiago un 23 de septiembre de 1973: una andadura vital plena que estuvo marcada varias palabras clave: literatura, amor, viaje y compromiso.

El libro de Volodia Teitelboim, está dividido en dos grandes bloques: una primera parte titulada “De la lluvia a la guerra”, que abarca desde la infancia de Neruda hasta el año 1939, que es el año que marca el final de la guerra civil española y el traslado de Pablo Neruda a París, desde donde dirigió las tareas de salvamento y exilio de muchos españoles que habían huido a Francia y que marca también el nacimiento del poeta políticamente comprometido; y una segunda titulada “Pasión y muerte” que empieza con el regreso a Chile de un poeta concienciado y dispuesto a luchar activamente contra el fascismo y termina con el relato del entierro del escritor.

Ciento noventa y cuatro capítulos en total que abordan desde el respeto y la admiración la vida de Pablo Neruda, y que dan cuenta, con amenidad y rigor, de los acontecimientos más importantes que surcaron su vida, detallando el significado de sus poemas más oscuros, especificando a quién iban dirigidos, haciendo recuento de las distintas casas en las que habitó el poeta, de los amigos que tuvo, de sus enemigos, de las mujeres de las que se enamoró, de los países en los que estuvo, de lo que pensó y de lo que dijo Pablo Neruda, todo ello escrito desde la perspectiva aventajada de un amigo y camarada que compartió durante cuarenta años la trastienda del partido al que Neruda dio gran parte de su vida. Un testimonio valioso y necesario para todos aquellos que quieran conocer por dentro a Pablo Neruda y darse cuenta de que, aunque no siempre ocurra y algunos grandes miserables han sido también grandes escritores, a veces una obra extraordinaria puede ser el resultado de una vida ejemplar.

 

 

Share this